10 junio 2010

Después de la tormenta


No hay mal, que por pies no venga,
no hay mal, que cien años dure,
no hay mal, precedido de bien,
Pero si hay mal, al anhelar tu ser.
Después de caer la hoja,
siempre cae la
nieve
después de caer la bolsa,
suelen caen los
bienes
Después de la tormenta,

solía venir la cama
ahora después,
¿Que marinero, anudará estas almas?


Precisamente por ti, atravesé montañas
precisamente por ti, supe leer en las nubes
precisamente por ti, vi al sol mecerse en el mar
y precisamente sin ti, mi día a día es un no estar.
Puede ser, que la esperanza sea verde
puede ser que mis números rojos, sean verdes
puede ser, que la paz sea verde
Y puede ser, que respire en blanco y negro,
al dejar de verte.

Es tan raro, no desayunarte
es tan raro, tener que imaginarte
es tan raro, no mensajearte
es tan raro, conmigo no llevarte.
Ahora, eres mi último pensamiento
antes de
soñarte
ahora, me convierto en parque,
para que
puedas pasearte
ahora, que no estamos, cuanto puedo decirte
duele y duele
dejar de sentirte.