Ir al contenido principal

Lágrimas por Fuerteventura



Es en otra latitud,
donde el silencio es especial
corazón del atlántico,
donde todo, se puede olvidar.

Caricia suave de calor,
calor que invita a sonreír
sonriendo y de a poco olvidando,
olvidando tu yo, y tu otro yo.


Sol que no duele,
cielo que no hiere
horizonte que hipnotiza
horizonte que no limita.


El agua refresca mi cuerpo,
la sal dora mi cuerpo,
el yodo sana mi cuerpo
Mi cuerpo, pez en libertad. 


Formas de nubes redondas,
abrazando montañas redondas
cada noche puedes ser niño,
esperando tu estrella fugaz.

Un día la ola llega fiera,
otro tranquila da la mano,
otro día solo quiere jugar,
otro se va enseñando su corazón.


Días, minutos, una vida
con la mirada puesta en el agua. 

La luz cambiando el azul,
y el iris sumergido en la transparencia

visitando el otro mundo,
saludando a los peces,
acariciando la arena del fondo
y mirando hacia arriba,
el espejo infinito.






Entradas populares de este blog

Desear sin rodeos

Hay que salir a sentir el agua cuando llueven los besos.
Y dejarse querer por el medio día  para que lleguen  los abrazos por la noche.
Estar dispuesto a que nos afecten los afectos y que los defectos pasten a su antojo.
Desear sin rodeos y si hay que lamentarse, que sea por cortesía de la locura y en pos de la perdición.
Si esta noche nieva, aprender de cómo se posan los copos. Si a la mañana graniza disfrutar de la carrera del granizo por llegar antes.
Yo, por si acaso, estaré pendiente de la tormenta y trataré de transcribir sus verdades.





Design for Designers.

#poemasdeamor

Cómprame también


El día que compres el fuego  entre tu cuerpo y el mío y que compres una vereda, cómprala y llamala sincera.
Cómprame también la luna para llegar a sus intrucciones, y entender la cara oculta de su blanco.
El día que compres el mar entre tu barco y el mío accederemos a la canción de su marea, y al azul de su vida.
El día que inhale tu sonrisa y muerdas mi entrega, que acaricies mi llegada y llore tu huida.
El día que compres las sombras entre tu tarde y la mía comprarás también su paseo, y el despacio de su caricia.
El día que compres la mañana y todas la gotas de su rocío, el día que duermas la noche entre tu suelo y el mío,

El día que compres todo eso, estará todo cerrado serás carcajada, darás un paso y me cogeras de la mano.




                                         Paracuellos en la nieve

Te pintaré un verde que sea claro  y que diga siente.
Te escribiré en negro para que no me olvides  y me oigas sin verme.
Te cantaré en un espejo que se vea vuelo y se lea pierde.
Te tendré l…