Ir al contenido principal

Tan solo soy una piedra.


Me gusta ver pasar el tren,
y también jugar con el río.
Saludar con una sonrisa a la arena,
al fin y al cabo somos familia.
No está mal vivir en una pecera,
aunque el buceador sea de pocas palabras.
Es gratificante, reposar en la maceta,
y, ver crecer a la planta.
Una vez, comuniqué a los pueblos

siendo calzada
Otra los separé siendo muralla.
Brillante objeto de admiración en fiestas,
y medio de paseo en largas aceras.
Protegiendo puertos del mar y su tempestad
simbología de culturas, legado al azaar.
En la esbeltez de puente, palacio ó castillo.
También gusto, de dar cobijo humilde,
y sencillo.
 

¿Pero, qué es la vida?
sin amigos como la hiedra,
sentir que alguien me quiera
aunque, tan sólo, sea una piedra.



 

Entradas populares de este blog

#poemasdeamor

Cómprame también


El día que compres el fuego  entre tu cuerpo y el mío y que compres una vereda, cómprala y llamala sincera.
Cómprame también la luna para llegar a sus intrucciones, y entender la cara oculta de su blanco.
El día que compres el mar entre tu barco y el mío accederemos a la canción de su marea, y al azul de su vida.
El día que inhale tu sonrisa y muerdas mi entrega, que acaricies mi llegada y llore tu huida.
El día que compres las sombras entre tu tarde y la mía comprarás también su paseo, y el despacio de su caricia.
El día que compres la mañana y todas la gotas de su rocío, el día que duermas la noche entre tu suelo y el mío,

El día que compres todo eso, estará todo cerrado serás carcajada, darás un paso y me cogeras de la mano.




                                         Paracuellos en la nieve

Te pintaré un verde que sea claro  y que diga siente.
Te escribiré en negro para que no me olvides  y me oigas sin verme.
Te cantaré en un espejo que se vea vuelo y se lea pierde.
Te tendré l…
Diseño fotografía y poesía.





















































































































Desear sin rodeos

Hay que salir a sentir el agua cuando llueven los besos.
Y dejarse querer por el medio día  para que lleguen  los abrazos por la noche.
Estar dispuesto a que nos afecten los afectos y que los defectos pasten a su antojo.
Desear sin rodeos y si hay que lamentarse, que sea por cortesía de la locura y en pos de la perdición.
Si esta noche nieva, aprender de cómo se posan los copos. Si a la mañana graniza disfrutar de la carrera del granizo por llegar antes.
Yo, por si acaso, estaré pendiente de la tormenta y trataré de transcribir sus verdades.