Ir al contenido principal

La Hondura


Que poco se de ti, amiga,
y cuanto tú, sabes de mi. 

 
Cual comprensiva fuiste siempre
y paciente en escucharme.

Retozando hasta la saciedad
piscina olímpica sin edad.

Abrigándome sigues, dando cariño;
imposible por eso,
dejar de ser niño.

Cuantas tardes enfrente de la nada
educantes tardes de Área Reservada.

Siempre divertida, y deslizante,
transparencia intimidante.

Como caricia de madre,
me cuida tu alfombra.

Pocas como la tuya amistades
forjada en tus profundidades.



La Hondura es el lugar donde aprendí a bucear.














Entradas populares de este blog

#poemasdeamor

Cómprame también


El día que compres el fuego  entre tu cuerpo y el mío y que compres una vereda, cómprala y llamala sincera.
Cómprame también la luna para llegar a sus intrucciones, y entender la cara oculta de su blanco.
El día que compres el mar entre tu barco y el mío accederemos a la canción de su marea, y al azul de su vida.
El día que inhale tu sonrisa y muerdas mi entrega, que acaricies mi llegada y llore tu huida.
El día que compres las sombras entre tu tarde y la mía comprarás también su paseo, y el despacio de su caricia.
El día que compres la mañana y todas la gotas de su rocío, el día que duermas la noche entre tu suelo y el mío,

El día que compres todo eso, estará todo cerrado serás carcajada, darás un paso y me cogeras de la mano.




                                         Paracuellos en la nieve

Te pintaré un verde que sea claro  y que diga siente.
Te escribiré en negro para que no me olvides  y me oigas sin verme.
Te cantaré en un espejo que se vea vuelo y se lea pierde.
Te tendré l…
Diseño fotografía y poesía.





















































































































Design for Designers.