Ir al contenido principal

Entre tanto…


A la orilla del río de la agonía,
veía reflejado el sol de la tarde,
y, el agua se mecía a sí misma
con el permiso de la brisa.
 

Y  caían rayos de luz
atravesando los pinares de mis miedos.
Entre tanto, el cuervo conversaba
con su pareja, dos ramas mas arriba.
 

Las hojas se dejan caer, porque,
Mamá tierra les tiene un cuento
preparado antes de irse a dormir.
Hay que seguir soñando…
 

Caminé un rato y me paré,
llegué a la conclusa incertidumbre
con la que un helecho,
mira a otro helecho.
 

El abedul, al final comprendió,
porque el sauce le respondía
con sus propias preguntas.
 

Hoy, mientras desayunaba
un tazón de desazón
y una rebanada de ilusión,
miré por la ventana, y pasaba una nube
que tenía escrito: 

Sigue así.


Entradas populares de este blog

Desear sin rodeos

Hay que salir a sentir el agua cuando llueven los besos.
Y dejarse querer por el medio día  para que lleguen  los abrazos por la noche.
Estar dispuesto a que nos afecten los afectos y que los defectos pasten a su antojo.
Desear sin rodeos y si hay que lamentarse, que sea por cortesía de la locura y en pos de la perdición.
Si esta noche nieva, aprender de cómo se posan los copos. Si a la mañana graniza disfrutar de la carrera del granizo por llegar antes.
Yo, por si acaso, estaré pendiente de la tormenta y trataré de transcribir sus verdades.





#poemasdeamor

Cómprame también


El día que compres el fuego  entre tu cuerpo y el mío y que compres una vereda, cómprala y llamala sincera.
Cómprame también la luna para llegar a sus intrucciones, y entender la cara oculta de su blanco.
El día que compres el mar entre tu barco y el mío accederemos a la canción de su marea, y al azul de su vida.
El día que inhale tu sonrisa y muerdas mi entrega, que acaricies mi llegada y llore tu huida.
El día que compres las sombras entre tu tarde y la mía comprarás también su paseo, y el despacio de su caricia.
El día que compres la mañana y todas la gotas de su rocío, el día que duermas la noche entre tu suelo y el mío,

El día que compres todo eso, estará todo cerrado serás carcajada, darás un paso y me cogeras de la mano.




                                         Paracuellos en la nieve

Te pintaré un verde que sea claro  y que diga siente.
Te escribiré en negro para que no me olvides  y me oigas sin verme.
Te cantaré en un espejo que se vea vuelo y se lea pierde.
Te tendré l…

Design for Designers.